web analytics
Inicio » Meditación » Samatha y Vipassana: Meditación budista

Samatha y Vipassana: Meditación budista

Meditación Samatha

Cuando uno utiliza la meditación budista debe comprender que es una forma de trabajo que tiene como objetivo la mente y que se trabaja utilizando la misma. Con la meditación conseguimos incrementar nuestra capacidad de conciencia y acrecienta el positivismo, ayudándonos a ver la esencia de las cosas tal y como realmente son.

La meditación no es solo una técnica para relajarse o que debemos dejar la mente en blanco. Si bien es cierto que es una manera para relajarnos, el objetivo de esta es elevar nuestra conciencia a un nuevo nivel, por lo tanto, la meditación es un estado.

Muchas son las técnicas que podemos utilizar del budismo para poder meditar, pero estas se pueden englobar en dos tipos que explicaremos más adelante. Por un lado tenemos las técnicas agrupadas como Vipassana, que nos intentan ayudar a percatarnos de la realidad de las cosas, discernir o tener una visión más clara de lo que nos rodea. Por otro lado tenemos la Samatha, dedicada a alcanzar la paz de nuestra mente o la tranquilidad y es la base o el comienzo.

Meditación Vipassana

Meditación Samatha

La palabra Samatha proviene del sanscrito “paz” o “tranquilidad“, por ello este tipo de meditación nos permite orientar nuestra conciencia y calmar nuestra mente, expandiendo nuestra percepción. Con la meditación Samatha preparamos el campo para utilizar la segunda técnica llamada Vipassana, que nos permitirá tener una visión más clara.

La rutina del día a día, el estrés, la presión del trabajo provoca la división de nuestro estado mental y no nos permite obtener un estado de concentración debido a todas esas emociones negativas provocando así, que no podamos ver la realidad de las cosas, su esencia. Uno de los objetivos de la meditación Samatha es ayudarnos a recargar energía, a concentrarla.

Tipos de técnicas de la meditación Samatha

Muchas de las técnicas dentro de este grupo se realizan mediante la utilización de un objeto de concentración, y este no es necesario que sea tangible pudiendo utilizar la propia respiración, aunque podremos utilizar objetos tangibles, tales como un mantra hasta la llama de una vela. Con este tipo de técnicas nos permitirá mejorar dos cualidades y adquirir un mayor desarrollo meditacional; por un lado mejorará nuestra concentración y por el otro nuestra sensitividad.

El seguimiento de la respiración es la técnica más tradicional, nos permite desarrollar un nivel de concentración que no podremos obtener de ninguna otra forma, y es que la práctica misma sirve a muchos para sentirse realmente consciente, para ello, algo automático en nosotros como respirar, se volverá un proceso totalmente voluntario.

Para los principiantes, la meditación no les aportará la concentración que ellos buscan, pues en ocasiones se encontrarán conflictos durante la práctica de la misma, ya sea por hechos que nos marcaron, experiencias negativas e incluso ira; esto no quiere decir que lo hagamos mal, si no que representa que somos conscientes de ese estado en el que nos encontramos y que poco a poco nos permitirá controlar hasta el punto de saberlos apartar para poder progresar en nuestra conciencia.

Como ya hemos dicho, la meditación Samatha nos prepara para la práctica del Vipassana, y que nos permitirá alcanzar un nivel de calma y positividad que nos permitirá llegar al segundo nivel.

La meditación Vipassana

La meditación Samatha nos permite alcanzar un estado de calma, de tranquilidad y una sensación general de plenitud, y aunque esto es un objetivo que queremos alcanzar no es sin duda el final.

Para realizar la meditación Vipassana deberemos antes utilizar la Samatha, y una vez establecido un nivel podremos centrar nuestra atención en algo que simbolice o represente dicha realidad, pudiendo utilizar tanto la visualización como las palabras, permitiendo así tener una visualización clara de la verdad.

Como resumen, estos dos grupos o estilos de meditación no se dirigen solo al campo de la comprensión intelectual, si no que necesitaremos un estado especial, comenzando por la meditación Samatha antes de que se nos permita tener una visión clara. La práctica nos permitirá ser conscientes de nuestras posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.