web analytics

Ritual celta para la noche de luna llena

El día de luna llena es un momento especial por su capacidad para transmutar las energías que se han acumulado y a su vez eliminar la pesadez que se puede acumular en lugares como el hogar o el trabajo. La luna se asocia a la feminidad por lo que realizar el ritual en esa noche ayuda a ambos sexos a liberar sus emociones que tenemos reprimidas y conectar con el lado femenino.

En este sencillo ritual conectaremos con los elementos pues el pueblo celta consideraban que las fuerzas de la naturaleza tenían una conexión con el fuego, la tierra, el agua y el aire, dando especial importancia a la tierra que nos provee y es fuente a su vez de la vida. Especial relevancia tienen los árboles (en especial el laurel el cual consideraban sagrado y donde realizaban sus ceremonias o rituales), pues consideraban que con sus ramas tocaban el cielo y sus raíces estaban en contacto con el suelo que a su vez, conectaba con otros dos elementos: el agua y el fuego.

Para realizar este ritual es necesario que estemos frente a un árbol, puede ser en un bosque, en el jardín o un parque, el cual nos permitirá conectar con nuestro yo interior, nos permitirá reflexionar y sobretodo, un lugar donde no vayamos a ser interrumpidos. Escogeremos una vela que nos haga sentir buenas vibraciones, un color que nosotros sintamos que esta en sintonia con nuestro yo interior pues el elemento importante que utilizaremos es el fuego. Cabe destacar afinar toda medida de seguridad ya que al utilizar fuego cerca del árbol deberemos cerciorarnos que no habrán elementos peligrosos o susceptibles de ser inflamables.

Encenderemos la vela con una cerilla de madera (y dejaremos que queme por completo o haremos un movimiento con la mano para apagarla). Comenzaermos meditando y daremos las gracias al universo, a madre tierra por la luz que nos envía para obtener claridad y por que la petición que vamos a hacer a continuación sea concedida que nos brindara la oportunidad de tener un nuevo comienzo. Visualizaremos como la luz entra en todos los lugares de nuestro cuerpo y a continuación abriremos los ojos centrándonos en la luz que desprende la vela, nos relajaremos y profundizaremos dentro de dicha luz.

Cogeremos una hoja de laurel seca o una hoja de papel que usaremos de conexión con la divinidad. Escribiremos en el nuestro deseo – por norma será algo en general, ya que en caso de ser concreto no debe afectar a otras personas ni tener un fin egoísta -. Cuando escribamos debemos hacerlo a conciencia, con fuerza de voluntad para que el deseo se cumpla y a continuación quemaremos desde la punta acercando a la llama de la vela agradeciendo el poder que nos otorga de sanar, transmutar las energías negativas a positivas y conectarnos con nuestro lado más femenino.

Cogeremos los restos que hayan podido quedar y los enterraremos frente al árbol (con cuidado de no dañar sus raíces) visualizando como florecerá nuestra petición con la próxima luna llena. Con ello permitiremos que nuestros caminos se abran y que la luz elimine todo dolor, problemas o situaciones difíciles que hayan surgido en nuestra vida.

Sigue leyendo...

Consejos antes de la realización de cualquier ritual mágico

Con este artículo os damos unos sencillos consejos para antes de realizar cualquier ritual; da …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.