web analytics

Amatista, sus características y propiedades esotéricas

amatista

La amatista es un cuarzo con numerosas propiedades positivas (además de ser una piedra maestra) y que influyen directamente en la persona que las porta. El color de la amatista puede ser desde un tenue violeta hasta alcanzar un grado mayor de intensidad, siempre según la cantidad de hierro que contenga. El calor afecta a esta piedra por lo que puede alterar su color. Este cuarzo esta indicado especialmente para mujeres ya que afectan tanto a su cuerpo como a su mente y depende del grado de color de este: cuanto más oscuro más afecta a la parte física de la mujer y cuanto más transparente más influye en sus emociones o en su estado.

¿Como podemos utilizar la amatista?

Existen diferentes maneras de llevar encima este cuarzo para que sus propiedades nos ayuden. Desde colocarla debajo de la almohada antes de que nos vayamos a dormir hasta llevarla en nuestro cuerpo (ya sea en forma de colgante, anillo o pulsera), e incluso dejarla en nuestro bolsillo todo el día.

colgante_amatista

¿Cuales son las propiedades de la amatista a nivel emocional?

  • Elimina cualquier negatividad y aporta seguridad.
  • Ayuda a la inspiración y a ser más intuitivos.
  • Nos ayuda a mantener nuestra mente clara y pura.
  • Ayuda a regenerar nuestros niveles de conciencia.
  • Evita cualquier ataque por influencias negativas o ritual de magia negativa, nos ayuda a meditar y propicia la percepción paranormal a personas que carecen de esta.
  • Nos ayuda a calmar nuestra agresividad y las obsesiones.

¿Y sus propiedades físicas?

  • Ayuda a calmar estados de ansiedad, de presión.
  • Mejora nuestro descanso y nos ayuda a dormir, evitando pesadillas.
  • Nos brinda apoyo cuando nos encontramos ante estados depresivos.
  • Las vibraciones que emite nos permite equilibrar el cuerpo en estados de estrés.
  • Permite que nuestro cuerpo se relaje y facilite estados de meditación.

La amatista requiere de una limpieza cada cierto tiempo por lo que esperaremos en noche de luna llena para colocarla en el alfeizar de la ventana y lavarla previamente con agua de mar o con menta, dejándola toda la noche fuera. Para su recarga haremos el proceso contrario, desde los primeros rayos de sol dejaremos que influyan directamente sobre ella y la retiraremos al atardecer, cuando el sol comience a retirarse.

Compartir en redes socialesfacebook
Facebook
google
Google+
twitter
Twitter
pinterest
Pinterest
email
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.